Por: Mónica Velasco

 

¿Alguna vez te has percatado de la forma tan peculiar y parecida que comparten tu cerebro y tu intestino? Puedes tener la certeza de que en cuanto al cuerpo humano se refiere, no existen casualidades.

La relación entre el cerebro y el intestino es real. y estos dos órganos se comunican entre sí mediante el nervio vago que funge como supercarretera de información que corre desde la base del cerebro a través de la columna vertebral hasta las terminaciones nerviosas que se encuentran en el intestino, conectando cientos de millones de neuronas en el sistema nervioso entérico, inmune y endócrino. De ahí que se le denomine como “segundo cerebro”.

Este segundo cerebro cumple con varias funciones y es responsable, entre otras cosas, de la producción de neurotransmisores, tales como : GABA, serotonina (neurotransmisor que el cuerpo produce para combatir la ansiedad y depresión) y dopamina (neurotransmisor asociado con la emoción, aprendizaje y sistema de recompensa). Además, alberga millones de microrganismos y bacterias que contribuyen a la salud física y emocional. Cuando el equilibrio microbiano se rompe, bacterias patógenas interfieren en la producción de dichos neurotransmisores afectando el estado de ánimo, la secreción de hormonas y síntesis de vitaminas y contribuyendo así a una mayor tendencia a experimentar estrés crónico, ansiedad, adicción y depresión.

La comunicación entre la microbiota intestinal y el cerebro es bidireccional, es decir, los pensamientos y emociones que experimentamos afectan la calidad de la microbiota intestinal (intestino permeable, SIBO, afectaciones del sistema inmune, etc.) y a su vez, las alteraciones en la microbiota intestinal afectan el bienestar de las neuronas produciendo cambios de humor, ansiedad, depresión, problemas de memoria, dispersión y angustia, entre otros. Inclusive, algunos estudios han encontrado una relación directa entre algunas enfermedades mentales como Alzheimer, Parkinson y demencia con la salud microbiana.

Cuanto más estrés experimentamos, mayor acidez producimos lo cual se traduce en inflamación celular dando paso a múltiples padecimientos tales como: intestino permeable, síndrome de intestino irritable y hasta cáncer.

Vivir en situaciones de estrés crónico tiene efectos dañinos y perjudiciales para la salud, tales como:

  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Migraña y dolor de cabeza crónico
  • Aumento de peso y obesidad
  • Enfermedades autoinmunes y cáncer
  • Problemas de sueño
  • Depresión y ansiedad
  • Problemas de concentración y memoria
  • Comportamientos adictivos o compulsivos

Algunos de los factores que alteran la microbiota intestinal son:

  • Alimentación pobre en fibra y rica en alimentos procesados (gluten, lácteos, azúcar, soya, carnes procesadas y alimentos transgénicos)
  • Antibióticos, antiácidos y medicamentos; cafeína
  • No masticar bien los alimentos
  • Infecciones por parásitos, bacterias, virus y hongos
  • Contaminación

Dado que la relación entre el cerebro y el tracto gastrointestinal es tan estrecha, al remover, reparar y reinocular el intestino lograremos en buena medida disminuir síntomas y padecimientos tales como depresión, angustia y ansiedad y podremos darle a nuestro cuerpo el tiempo y espacio necesario para adoptar hábitos que permitan no solo mantener en equilibrio la flora intestinal sino que también lograremos darle a nuestro cerebro calma y atención necesarias para alcanzar un estado de paz interior.

Entonces¿Cómo resolverlo?

Dado que nuestro cuerpo es un conjunto de órganos, tejidos y sistemas, debemos entender que todo está relacionado entre sí, y que cada acción que tomemos tendrá alguna repercusión en los demás componentes de la ecuación. Es decir, cualquier cambio en nuestros hábitos, alimentación, patrones de conducta, calidad de sueño y descanso, ejercicio e inclusive nuestros pensamientos tienen un impacto profundo en la manera en la que nuestro cuerpo y los millones de microorganismos que habitan en nosotros se compenetran y relacionan entre sí.

Así que primero que nada, es necesario entender que para tener un buen equilibrio microbiano es necesario seguir las 5R’s para limpiar y reparar el intestino:

  1. Remover: patógenos (parásitos, bacterias, hongos), alimentos que causan alergias o sensibilidad, toxinas y estresores ambientales (incluyendo relaciones tóxicas)
  2. Reemplazar: todo lo que falta para que el sistema gastrointestinal esté en buenas condiciones
  3. Reparar: mediante suplementos que regeneren y sanen la mucosa intestinal.
  4. Reinocular: mediante pro y prebióticos, aumentando la ingesta de fibra
  5. Rebalancear: apoyo físico, mental y emocional para establecer un estilo de vida saludable integral.

Adicionalmente, es necesario dar un descanso a la mente y que permitamos que las emociones afloren sin que éstas nos manejen y controlen logrando así reducir los niveles de estrés.

Algunas propuestas son:

  • Tomar baños con sales de epsom y lavanda (o al menos sumergir los pies en esta solución por al menos 20 minutos al día)
  • Hacer ejercicio 30 minutos al día
  • Meditar
  • Practicar respiración consciente
  • Practicar aromaterapia
  • Practicar actividades relajantes
  • Dormir y descansar
  • Socializar
  • Caminar descalzo en el pasto o en la naturaleza
  • Reconocer tus limitaciones y no castigarte por no ser “perfecto”
  • Mantener un diario de gratitud
  • Buscar ayuda terapéutica

Reducir los niveles de estrés en el cuerpo hará que te sientas más feliz y le harás un bien a tu salud intestinal. Recuerda que mientras más estresado estás peores decisiones tomas en cuanto a tus hábitos de vida (tomas más café, eliges comida rica en azúcar, grasa y sal, te saltas comidas, duermes menos, comes de forma compulsiva, etc)

Así que la próxima vez que te sientas alterado date un respiro y pregúntate ¿qué estoy sintiendo?, aprender a reconocer nuestras propias sensaciones y emociones es el primer paso hacia una mejor salud. Lo que sentimos afecta las decisiones que tomamos, no solo en cuanto a lo que tomamos y comemos sino que permea hasta la gente con la que elegimos pasar tiempo y la forma en que nos relacionamos con los que nos rodean.

¡A tu salud!

Mónica Velasco

Yogui, Health Coach Holística & Funcional

Fundadora de www.reverdeser.com.mx

 

 

Compartir
Artículo anteriorConoce las causas y cómo controlar la caída de cabello
Artículo siguienteLazy Susan, el nuevo restaurante de Edo Kobayashi donde te invita a probar la comida chuka
Mónica Velasco
¡Hola!, soy Mónica Velasco. Fundadora de Reverdeser.com.mx Administradora de empresas, traductora, health coach holística funcional egresada de IIN con especialidad en salud intestinal por el ISFMC. Yogui certificada con 200 horas de práctica. Creé la página www.reverdeser.com.mx en la que ofrezco programas individuales y grupales, talleres, cursos, pláticas, recetas, artículos de interés, tips y consejos para tener una vida más sana, más plena y más feliz. Me apasiona comunicar y compartir contenido de valor que ayude y empodere a otras personas a tomar decisiones mejor pensadas, a abrir su conciencia y a redefinir su felicidad. Casada desde hace 20 años y madre de 3 hijas. Me puedes seguir en www.reverdeser.com.mx y en redes sociales.